Los entornos de especialización indican la dirección estratégica donde la Comunitat Valenciana quiere priorizar sus recursos en I+D+i. Estos 4 entornos despliegan a su vez 9 prioridades de especialización que concentrarán los 22 retos en materia de especialización inteligente en el futuro.

Atrás Hacia una economía circular y baja en carbono

Hacia una economía circular y baja en carbono

Entorno de especialización

1. HACIA UNA ECONOMÍA CIRCULAR Y BAJA EN CARBONO

PRIORIDADES
DE ESPECIALIZACIÓN

1.1. ECO INNOVACIÓN COMO PALANCA DE COMPETITIVIDAD

Retos

- Desarrollar procesos, productos y servicios innovadores basados en la economía circular y la bioeconomía

- Aumentar el número de iniciativas de simbiosis industrial y las soluciones basadas en la naturaleza a través de la innovación

- Incorporar las industrias del diseño en la circularidad

- Desarrollar nuevos materiales para mejorar la eficiencia energética y la circularidad en los sectores productivos y el hábitat

1.2. ENERGÍA LIMPIA Y RENOVABLE Y EFICIENCIA ENERGÉTICA

Reptes

- Desarrollar el campo del almacenamiento energético sostenible (p.e. baterías, supercapacitores híbridos)

- Acelerar la asimilación de energías limpias y de nuevas tecnologías energéticas para la transición industrial y el transporte (p.e. gases renovables como el H2 Verde)

- Fomentar la innovación, desarrollo e implementación de herramientas digitales para la gestión eficiente de la energía (p. e. Smart Grids)

1.3. PRODUCTOS, PROCESOS Y SERVICIOS PARA LA GESTIÓN Y EL USO MÁS EFICIENTE DEL AGUA

Retos

- Incrementar la valorización eficiente de los materiales en aguas residuales, convirtiendo las plantas de tratamiento en instalaciones de recuperación de recursos

- Avanzar hacia una mayor reutilización y garantía en cantidad y calidad del agua

Una Comunitat Valenciana referente en el uso sostenible de recursos de manera integrada entre todos los actores y utilizando los principios de la economía circular y la sostenibilidad. Producir más con menos, generando a su vez trabajos de mayor calidad.


Cada vez más empresas y agentes del conocimiento de la Comunitat Valenciana innovan en nuevas formas de producir, transformar y gestionar recursos y residuos. Esta tendencia ha de ser aprovechada por el resto del tejido productivo para avanzar hacia un modelo económico menos lineal y más circular. El 37,7% de la industria de la Comunitat Valenciana está afectada directamente por nuevas demandas de reciclado y circularidad (textil, calzado, industria del juguete, industria de materiales y el sector de los envases, entre otros), la mayoría pymes, que se enfrentan al reto de asimilar estas prácticas innovadoras. El desarrollo de nuevos materiales y procesos de fabricación más eficientes y sostenibles es un elemento fundamental para aumentar la competitividad.

La bioeconomía es un área de gran potencial en la Comunitat Valenciana y debe aprovecharse como herramienta de crecimiento para los sectores económicos tradicionales. Uno de los principales motivos para el desarrollo de la bioeconomía es contribuir a la mitigación del cambio climático. Incluye el conjunto de todas las actividades económicas relacionadas con la producción, transformación y utilización, directa o indirecta, de recursos de origen biológico. Tradicionalmente englobaba la producción de alimentos, productos forestales, textiles y energía. Sin embargo, con el desarrollo de diferentes tecnologías el número de productos finales derivados ha ido creciendo, por la vía de la obtención de extractos o compuestos activos aplicados a la nutrición y la farmacia o la transformación en biocompuestos diversos como podrían ser los bioplásticos o los biocombustibles.

Igualmente, la mejora de la eficiencia energética y la circularidad a través de la innovación en nuevos materiales son los grandes retos en los que ya están trabajando desde todos los sectores y en especial aquellos vinculados al hábitat. Además, se impulsará el potencial de las industrias creativas y del diseño como clave para abordar la economía circular y la innovación.

A su vez, el modelo energético de la Comunitat Valenciana trata de avanzar hacia el futuro a través de una adecuada gestión, optimización e integración de las distintas fuentes de generación, tratando de favorecer el autoconsumo, las energías renovables y la eficiencia y desarrollando nuevos sistemas de almacenamiento.

La Comunitat Valenciana tiene sus propios retos de sostenibilidad relacionados con la gestión y calidad del agua, ámbito en el que se tiene una amplia experiencia y masa crítica de agentes que apuestan por la innovación en cooperación. En este escenario, es necesario apostar por una valorización más eficiente de los residuos de las estaciones depuradoras y potabilizadoras para que pasen de ser generadoras de huella medioambiental a productoras de materias primas dotadas de autosuficiencia energética. Se plantea el aprovechamiento de todos los recursos que puedan generarse en el sector agua, además de recuperar y valorizar residuos en el mismo.